REFLEXIÓN: Hermana Sara Jiménez Angulo.

Sister Sara Jimenez helping young students.

A medida que nos acercamos a la celebración de los 50 años de la llegada a las Hermanas de la Providencia de San Vicente de Paul al Perú, me siento llena de felicidad y gratitud a Dios por haberlas puesto en mi camino.

Hija de nueve hermanos, pasé mis primeros años en el campo, disfrutando de la naturaleza al máximo: el río, las colinas, los animales, el sol, la lluvia, el frío y el calor. Las noches claras con miles de estrellas y la luna, nos daban su luz. Juegos bajo la luz de la luna, con mis hermanos, primos y amigos, que recuerdo haber llegado de la sierra, con sus trajes originales y su idioma (quechua). Aprendí sus tradiciones y costumbres. Hoy, puedo entender claramente y ver mi apego y amor por ellos.

Más tarde, tuve que irme del  campo para ir a la ciudad a estudiar y vivir cerca de la "civilización". Esto me costó mucho dolor. Sobreviví gracias a "ese algo" que es tan misterioso en nuestras vidas.

Como adulto, volví al lugar de mi juventud para trabajar en la escuela local. Este fue un momento para recordar mi infancia, pero también para aprender junto con otros maestros, con los niños y con la gente. Había demasiado sufrimiento entre la gente. Muchas de sus necesidades no estaban siendo atendidas y había una completa falta de servicios básicos: agua, electricidad, salud y transporte.

Mi amistad con las Hermanas comenzó en un momento en que tenía muchas preguntas: ¿Quién soy? ¿Qué puedo hacer con mi vida? ¿Dónde está Dios? ¿Dónde puedo encontrarlo? ¿Cómo puedo ayudar a las personas que están sufriendo?

Las Hermanas me ayudaron mucho. Después de un tiempo, pude ver una forma diferente de ver la vida, de sentirme útil, capaz de transmitir la esperanza a los demás. Cada uno de ellas estaba construyendo una nueva persona en mí; como la Hermana Irene MacDonell dijo: "Yo era una perla escondida". Muchos recuerdos invaden mi alma. Te llevo en mi corazón. Las Hermanas tuvieron sus maravillosos sueños de cambiar el mundo, de hacerlo más humano, tal como a Dios le gustaría que fuera.

Guiada por los principios de ayudar a otros, entré en política y me convertí en alcalde de Carabayllo, en un momento de violencia política en mi país. Qué difícil y qué doloroso fue no poder responder a las necesidades de mi gente. No fue agradable aprender esta realidad. La sociedad tiene sus mecanismos. El que es muy poderoso maneja "la maquinaria" para su propio beneficio, para hacerse más rico a expensas de los pobres.

Mi amistad con las Hermanas nunca fue lejana ni tuvo rupturas. Por lo tanto, libre de mis compromisos, en 1993, me convertí en una Asociada de la Congregación. Como Asociada, profundicé en mi conocimiento de la historia y el carisma de la Congregación. Este fue el momento, cuando entendí por qué las Hermanas eran como lo eran en términos de servir a los demás, ser amables o preocupadas, sacrificarse por los demás, estar siempre alegres y ser educadas. Entonces entendí que "amar a Dios es amar a tu prójimo". La amistad con los Asociados me nutrió y me hizo feliz. Nosotros teníamos muchos ideales en común. Las relaciones con las Hermanas y con los Asociados en el Canadá son muy interesantes; Todos ellos nutren nuestra formación espiritual. Nos gustan sus visitas.

En 1995, me convertí en miembro de la Congregación de las Hermanas de la Providencia de San Vicente de Paul con muchos sueños. Desde entonces, he conocido a un Dios más cercano, insertado en la historia de las personas que siempre están presentes en mi vida. Lo más increíble que ha sucedido en mi vida ha sido descubrir que Dios siempre ha estado en mi vida. Un Dios cercano, un amigo, un buen padre.

Caminar con las Hermanas ha sido una experiencia maravillosa en mi vida.

Gracias Dios,

Gracias Hermanas

Contáctenos

Providence Motherhouse

1200 Princess Street, P.O. Box 427
Kingston, Ontario, K7L 4W4

613-544-4525
info@providence.ca