Una visita memorable

La Hermana Gayle Desarmia (derecha) y la Asociada de la Providencia Mary Olenick (centro) se unieron a la Hermana Rose-Marie Bokenfohr visitando lugares de interés en Perú.

POR LA HERMANA GAYLE DESARMIA

El 21 de noviembre de 2018, la Hermana Gayle Desarmia y la Asociada de la Providencia Mary Olenick salieron de Kingston para el Perú. Pasaron dos semanas visitando a las Hermanas de la Providencia y las Asociadas de la Providencia en Carabayllo, Perú. Este viaje fue memorable porque Mary fue la primera Asociada canadiense en visitar la misión de las Hermanas de la Providencia de San Vicente de Paúl en Perú. Cada día se desarrolló con su propia variedad de experiencias como se explica a continuación.

Dos veces Mary y yo visitamos el programa de los jueves en la clínica de salud mental que opera la Hermana Rose-Marie Bokenfohr. Tuvimos la oportunidad de conocer a los voluntarios e interactuar con los clientes. Además, la Hermana Rose-Marie nos presentó a varias de las mujeres que, debido a la violencia familiar, viven en circunstancias difíciles y reciben ayuda para mejorar sus vidas a través del Fondo de la Misión Marillac. Una tarde nos invitaron a la clínica médica local para la celebración de su 49 aniversario. Mary y yo tuvimos el privilegio de presenciar cómo la Hermana Rose-Marie fue honrada por sus 50 años de servicio de atención médica en El Progreso, que es el área de Carabayllo donde viven las Hermanas.

Un sábado visitamos a Fray Martín en el campo donde la Hermana Sara Jiménez Angulo da ministerio. Ese día hubo cinco bautismos durante la misa en la pequeña capilla. El sacerdote era muy bueno con los niños, desde los 3 a los 10 años de edad, siendo bautizados. No le molestaron los 6 perros que entraron y salieron durante el servicio. Otro día fuimos con la Hermana Sara a visitar Las Lomas de Torre Blanca Alta y ver los cimientos de la capilla que se construirá pronto. Las mujeres que vinieron a reunirse con nosotras estaban muy orgullosas y entusiasmadas con la perspectiva de una capilla en su área. Actualmente es muy difícil para ellas asistir a misa debido a la distancia y la falta de transporte público.

Mary y yo tuvimos varias oportunidades para conocer e interactuar con los Asociados peruanos. Carmen Alomía Guía, Coordinadora de Asociados Peruanos, se reunió con nosotras en la casa y otros Asociados vinieron individualmente a visitar. Además, varios Asociados y Candidatos vinieron a la casa para una "reunión y saludo por la noche". Las galletas de arce que trajimos de Canadá demostraron ser un regalo especial esa noche. Un domingo por la tarde, los Asociados celebraron un almuerzo para recaudar fondos para comprar una estatua de San Vicente de Paúl para la Iglesia Luz de Cristo del Mundo en El Progreso. En ese evento, nos reunimos con muchos de los Asociados, Candidatos y sus familias y tuvimos la oportunidad de probar la comida típica peruana. Como era el cumpleaños de Mary, la comida terminó con un pastel de cumpleaños y el canto de Feliz cumpleaños en español.

La celebración de cumpleaños para Mary Olenick (derecha).

Los estudiantes que reciben asistencia a través del Fondo de la Misión de Marillac se reúnen mensualmente en la casa de las Hermanas para hablar sobre los eventos actuales y compartir lo que significa vivir los valores del Evangelio. María y yo nos reunimos con dos grupos de estudiantes. Ellos están asistiendo a la escuela secundaria, colegio, universidad e institutos técnicos. Es muy conmovedor escuchar a estos estudiantes reflexionar sobre sus vidas y expresar sus esperanzas sobre su futuro y el futuro de su comunidad local.

Tuvimos una serie de otras experiencias interesantes durante nuestras dos semanas en Perú. Experimentamos la devoción a "El Señor Cautivo de Ayabaca" en una misa al aire libre en El Progreso. La misa fue seguida por una procesión de la estatua de tamaño natural de Cristo a través de las calles. Es una devoción del norte y nueva en la parroquia de Cristo de la Luz del Mundo y hubo peregrinos de cerca y de lejos. María y yo pasamos un día en Lima metropolitana como turistas. La Hermana Rose-Marie fue nuestra guía turística. Lo más destacado del día fue nuestra oportunidad de visitar el Laberinto con "El ojo que llora". Debido a que era diciembre, la influencia norteamericana era visible en las prolíficas decoraciones navideñas. Otro día recorrimos el "lado lejano" del río Chillón, que no tiene ningún desarrollo urbano extenso. Aquí visitamos una iglesia y un fuerte que se remontan a la época española en el siglo XVII. A continuación, y en contraste, pasamos por una gran instalación nuclear moderna. Finalmente, pasamos por campos de plantación con cultivos comerciales donde vimos campesinos muy pobres trabajando en los campos. Otro día tomamos una “moto” hasta la cima de la colina donde viven las Hermanas y luego caminamos por las calles en nuestro barrio para obtener una mejor perspectiva de las condiciones de vida en El Progreso. Tuvimos la suerte de hablar con varias personas cuando pasábamos por sus hogares.

Aunque la comunicación puede ser un desafío debido a los dos idiomas, inglés y español, es cada vez más fácil ahora que algunos Asociados peruanos y Candidatos pueden hablar inglés. De hecho, fue maravilloso que un Asociado canadiense visitara la misión, se reuniera con los Asociados peruanos y viera algunas de las obras posibles a través del Fondo de la Misión Marillac. Personalmente, me complació mucho volver a conectar con amistades de visitas anteriores y hacer nuevos amigos.


La Hermana Sara Jiménez y 3 hijos.
Contáctenos

Providence Motherhouse

1200 Princess Street, P.O. Box 427
Kingston, Ontario, K7L 4W4

613-544-4525
info@providence.ca