Providencia ¬– Donde la justicia y la esperanza radical se encuentran

POR LA HERMANA PAULINE LALLY

Algo bueno - no, algo muy bueno - sucedió hace 40 años y las Hermanas de la Providencia y Asociadas de dos naciones y trece congregaciones diferentes de la Providencia honramos “esa cosa muy buena” el 3er sábado de febrero de 2021. El comienzo de la Mujeres de la Providencia en Colaboración. Y la pandemia no nos detuvo. Gracias a la asombrosa tecnología y sus técnicos lo hicimos virtualmente.

En un hermoso ritual de apertura orquestado por nuestra directora ejecutiva, Barbara McMullen, CDP y presidenta de la Junta, Dawn Tomaszewski, SP de St. Mary's of the Woods, honramos a nuestro Dios Providente, los fundadores y nuestra persistencia en teologizar y evolucionar hacia una nueva comprensión. del nombre que todos tenemos en común: Providencia. Así, comenzó nuestro Evento Providencia 2021 desde sillas en nuestros propios hogares.

Nuestra facilitadora del día fue la autora y oradora internacional, la Hermana Nancy Sylvester, IHM de Monroe, MI. Nancy fundó el Instituto para la Contemplación y el Diálogo Comunales en respuesta a su experiencia trabajando por la justicia y las relaciones correctas en la iglesia y en la sociedad. Nancy fue la persona ideal para trabajar con nuestro tema, "Providencia: donde la justicia y la esperanza radical se encuentran".


Sisters attending the "Fill the Hill" climate event in Ottawa, October 2009.

¿Cómo hacemos justicia en estos tiempos?

La hermana Nancy comenzó diciendo que la Providencia nos llama desde el futuro de maneras que no podemos ver o imaginar, atrayéndonos a una nueva relación con la justicia y la esperanza. "¿Cómo hacemos justicia en estos tiempos?" ella cuestionó. Ofrecemos una visión profética con nuevas posibilidades, hablando la verdad sin violencia mientras abogamos contra toda forma de discriminación. Ella nos hizo reflexionar sobre lo que habíamos hecho a lo largo de los años en el área de la justicia, y sorprendentemente me di cuenta de que ciertamente habíamos hecho algo. Pero Nancy volvió a cuestionar: "¿A qué novedad podríamos ser llamadas hoy?" Estamos siendo testigos de una forma de pensar radicalmente nueva. Hay una nueva ruptura en nuestros países democráticos occidentales y estamos llamadas a abordar estos temas dominantes. La tensión y la visión son explosivas. Debemos tener cuidado de dejarlo todo pasivamente a la Providencia.

La Providencia se despliega en el universo y en nosotras. La física cuántica nos brinda conocimientos importantes. La conciencia, cómo vemos el mundo y toda la realidad, juega un papel importante en una forma radical de ser, sentir y conocer. Nancy dijo: "Acepta y deja que te cambie". Es físico con una dimensión espiritual. El conocimiento racional Y la dimensión intuitiva podrían reconstruir la fragmentación de la humanidad. Esto implicará un salto imaginativo, un cambio radical de conciencia. Como dijo Einstein, "No podemos resolver los problemas con la misma conciencia que los creó". Necesitamos ver de nuevas formas. Los problemas del bien común no se pueden abordar con una visión a corto plazo. Hay mucho en juego.

La conciencia da forma a nuestros valores, creencias y suposiciones. No está estancado. Evoluciona. Cada etapa de la conciencia es más compleja, trasciende e incluye los valores saludables de la etapa anterior. Cada etapa ofrece valores y sabiduría en ese momento. Luego Nancy procedió a hablar de cada etapa y sus características.

Las etapas de la conciencia

El primero es egocéntrico, mágico, místico, premoderno. En esta etapa, la seguridad y la supervivencia son supremas. Hay una gran lealtad a un líder, el jefe, el imperio, un superhéroe. El poder es primordial. Might tiene razón. Ganar y estar a cargo es muy importante. Es difícil ver las cosas desde la perspectiva de otra persona. El 30% de la población occidental se encuentra en esta etapa. Una exposición malsana de esta etapa fue la insurrección del Capitolio en Washington en enero.

El segundo comenzó hace unos 5.000 años. Se llama etnocéntrico. En esta etapa hay un fuerte sentido de pertenencia y propósito en la vida con principios absolutos. La ley y el orden son importantes. La conformidad y la obediencia son sus serias virtudes. Según James Marion, es a partir de aquí que todas las religiones principales se originaron y continúan operando. El 45% de nuestra población opera en este nivel. Por eso hay tanta oposición al desfinanciamiento de la policía.

El tercer nivel se llama moderno, racional, mental, centrado en el mundo. Es objetivo, científico. Por tanto, la realidad es lo que observas; la razón es la única forma de saberlo. La individualidad y el logro son sus nuevos valores. El éxito se encuentra en la privatización, la democracia, el capitalismo, el adoctrinamiento, la educación universal y el comercio mundial. La fe y la ciencia parecen oponerse. Creer en Dios se convierte en una cuestión; se toleran los sistemas de fe. A menudo hay una división entre las personas que son premodernas en su religión y posmodernas en otras áreas. Por lo tanto, hay intentos de deslegitimar al Vaticano II y al Papa Francisco. Se piensa que el 30% de nuestra población está operando a este nivel.

La cuarta etapa, llamada Conciencia posmoderna, sensible, igualitaria y centrada en el mundo, trata sobre la diversidad, la inclusión, la integración, el consenso a través del diálogo, la justicia para todos, incluso más allá de lo humano; el pluralismo es fundamental para lograr la unidad en la diversidad. Aquellos en esta etapa están conectados y toman en serio las enseñanzas del Vaticano II. El 10% de las personas opera en este nivel.

La Hermana Nancy dijo que todas estas etapas eran conciencia de primer nivel. En cada una de estas etapas, uno cree que la forma en que ven el mundo es la correcta.

Ceremonia de instalación del poste de la paz, agosto de 2014. Las palabras inscritas en el poste dicen “Que la paz prevalezca en la Tierra” en inglés, francés, español y cree.

Las etapas de la conciencia - 2do nivel

Sin embargo, existe una etapa de conciencia de segundo nivel. Se llama Nivel cosmos-céntrico Integral. El flujo no siempre es lineal, pero también puede incluir variaciones. La paradoja y la ambigüedad se aceptan como signos de madurez. Uno es capaz de sostener y apreciar la complejidad - el "ambos-y" - para la integridad y la integración.

Cuando entramos en el espacio entre las etapas, buscamos un nuevo camino hacia adelante que entreteje los diversos valores en nuevas posibilidades para lograr un bien común sin la intención de convertir, imponer o comprometer con la culpa y la vergüenza. Aquí la justicia amplía nuestra visión y nos involucra en una nueva conciencia. ¿Podemos reconciliar las diferentes visiones del mundo y hacer preguntas abiertas, generativas y desafiantes en el lenguaje para generar la respuesta imaginativa que pueda movernos juntos para hacer el trabajo de la justicia? ¿Nos invita la Providencia a hacer justicia desde una conciencia cosmos-céntrica integral de segundo nivel? Si es así, ¿cómo se vería? ¿Cuáles son los desafíos para mí personalmente y para las Mujeres de la Providencia en Colaboración en su conjunto?

Estas son las preguntas que intentamos responder en nuestras salas de chat. Algunos comentarios que se quedaron conmigo fueron: apóyate en la verdad y la belleza, y la bondad prevalecerá; nos enriquece la gente con la que interactuamos; no nos juzguemos a nosotros mismos ni a los demás; el envejecimiento es una cuestión de justicia; el desafío es ser más articulados en lo que creemos y ser capaces de responder en otros niveles que el nuestro; compartir en un lenguaje que no aliena.

La tarde estuvo dedicada a nuestro compromiso con la contemplación. Esto nos ayudará a mantenernos en el Nivel 2. La contemplación, como saben, es una forma de oración no discursiva. Es simplemente descansar en el amor de Dios en esa profunda amplitud dentro de nosotros donde habita el misterio. Es una rendición a la plenitud del ahora. Evelyn Underhill, una famosa mística de la Primera Guerra Mundial, dice: "Es nuestro derecho de nacimiento, un regalo para todos". Con el tiempo, nos despierta a nuestras etapas de conciencia y nos damos cuenta de nuestros prejuicios, suposiciones, creencias y visiones del mundo. Nuestro Verdadero Ser tiene el deseo de pensar y actuar de manera diferente, desde el corazón. Comenzamos a ver el Misterio Divino POR TODAS PARTES. Esto en sí mismo es un testimonio de una esperanza radical. Bonnie Fitzgerald, O. Carm dice: “No hay escapatoria del mundo que hemos construido”, pero a través de la esperanza radical que resulta de nuestro ejercicio de oración contemplativa, sabemos que lo superaremos. Tal oración trae una nueva visión paradójica a medida que cedemos incondicionalmente al futuro de Dios. La Providencia nos está llamando desde ese futuro. Las necesidades son tantas. La justicia es tan necesaria. Mientras somos atraídas por el amoroso y cariñoso fluir de la Providencia, elegimos libremente el futuro trabajando EN el presente, pero no PARA el presente. Confiamos en un tiempo que está más allá de nuestro tiempo. Es un lugar desordenado con todas las diferentes visiones del mundo. Sin embargo, es el lugar donde la justicia y la esperanza radical se encuentran cuando irradiamos energía espiritual desde nuestra postura contemplativa y nos convertimos en Iconos de Esperanza por la Justicia.

Ese fue el desafío que se nos presentó. La energía sagrada colectiva de la disciplina diaria de la contemplación imagina nuevas posibilidades para nuestro mundo y todas sus necesidades.

En general, fue una experiencia maravillosa de excelente colaboración. Es posible que muchas no hayan podido unirse en persona, pero gracias a la tecnología moderna tuvimos poco menos de 300 participantes involucradas activamente.

Contáctenos

Providence Motherhouse

1200 Princess Street, P.O. Box 427
Kingston, Ontario, K7L 4W4

613-544-4525
info@providence.ca